Uncategorized

Posadas Mexicanas

Comparte esta nota en tus redes.

De acuerdo con la tradición, estas fiestas son dedicadas a conmemorar el peregrinar de José y María por los rumbos de Belén.

En México, se comenzó a celebrar desde tiempos de la Colonia, cuando el religioso fray Diego de San Soria, solicitó y obtuvo autorización del entonces Papa Sixto V para celebrar anualmente, misas de aguinaldo que recordaran aquel suceso desde el día 16 y hasta el 24 de diciembre.

Las posadas tuvieron y tienen lugar en todas las esferas sociales. Por ejemplo, en las casas de clase media, los hogares eran adornados con heno, ramas de pino, farolas de papel o vidrio, y se celebraba la posada de manera muy parecida a la actualidad, pero con la diferencia de que en aquel tiempo se tronaban ruidosos cohetes y se rezaba al momento de la entrada de los peregrinos, después de pedir posada.

Con la modernización, los adornos de faroles se reemplazaron por foquitos de colores y luces eléctricas. Hoy en día ya no hay músicos en vivo y se tocan Play list para alegrar la fiesta. En vez de hacer estallar cohetes se distribuyen a los invitados centellantes luces de bengala.

También se comenzaron a obsequiar frutas, cacahuates y canastitas con colación a la gente mayor. En el pasado eran canastas de porcelana que se guardaban como recuerdo, pero más tarde se hacían de palma tejida o de cartoncillo, adornadas con papel de china de colores. Hoy en día la colación se reparte en bolsas de plástico con detalles navideños.

Actualmente no todas las familias conservan las costumbres del pasado. En muchas ocasiones, las posadas se han convertido en bailes de salón, donde ya no se recuerda la razón del festejo.
Sin embargo, vale la pena revivir la tradición de las posadas clásicas como lo hacen en algunas vecindades o conjuntos habitacionales donde todos los vecinos colaboran, y cada quien se encarga de algún aspecto de los preparativos para hacer la ocasión lúcida y agradable.

Las posadas son parte de nuestra herencia y queremos poner nuestro granito de arena para que ésta tradición siga viva y continúe de generación en generación.

Fuente: MEXICO DESCONOCIDO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *